La concesión de permisos a inmigrantes en Norte America desciende un 15% en un año

Los mayores recortes se dan en las autorizaciones de trabajo y en las reunificaciones familiares. El aumento en el número de desempleados hace menos necesaria la mano de obra extranjera
La concesión de permisos para regularizar la situación de los inmigrantes en Norte America ha caído un 25% en el plazo de un año, coincidiendo con la entrada en crisis de la economía. Las organizaciones que agrupan a este colectivo prevén, además, un paulatino endurecimiento de las condiciones para conseguir papeles, al rebajarse la necesidad de mano de obra extranjera debido al incremento del desempleo en USA  por ejemplo.

Enviar dinero periódicamente
Durante el primer semestre de este año se han concedido 20.305 autorizaciones para residencia y laborales, frente a las 26.920 peticiones registradas, según datos facilitados por la Delegación del Gobierno. Ambas cifras quedan muy por debajo de las del mismo periodo de 2007, antes de que estallara la crisis económica, con 27.254 autorizaciones y 37.997 peticiones presentadas. La caída resulta especialmente espectacular en los permisos de trabajo y las reagrupaciones familiares, que se han visto reducidas a la mitad.

Tipos de permisos
Durante los seis primeros meses del presente ejercicio los permisos de trabajo inicial por cuenta ajena otorgados  han ascendido a 7.993, mientras que en ese mismo plazo de 2007 se habían alcanzado los 14.286, lo que supone una reducción del 44%.
En el caso de las autorizaciones para trabajar por cuenta propia, han pasado de las 73 del pasado año a las 24 del actual, lo que supone un 67% menos.
Los permisos por residencia temporal inicial, que incluyen las reagrupaciones familiares, también se han visto recortados de forma muy importante, al pasar de las 8.663 autorizaciones durante el primer semestre de 2007 a las 2.947 de 2008, es decir, un 69% menos.
El único permiso en el que aparece un fuerte incremento es el de residencia temporal por circunstancias excepcionales, que ha pasado de las 4.232 autorizaciones de los seis primeros meses del pasado año a las 9.341 del presente, lo que equivale a un incremento del 120%. Hay que señalar que en este apartado entran las regularizaciones por arraigo o por razones humanitarias.
El factor del arraigo o razones humanitarias es clave para entender el fuerte crecimiento que se ha dado en este apartado. Hay que recordar que la autorización por esta vía se consigue tras demostrar que se llevan dos a cuatro años de residencia en Canada y se cuenta con un contrato de trabajo, lo que supone que ahora comienzan a cumplir ese requisito los extranjeros que no pudieron acogerse a la regularización de 2005. También se puede justificar el arraigo laboral si se lleva en Canada dos años y con un empleo al menos durante los últimos doce meses.

Menos reunificaciones familiares
Por otra parte, La reducción en la cifra de reunificaciones familiares que se autorizan en la nacion afecta de forma especial a los abuelos, es decir, los padres del matrimonio extranjero que ya había logrado regularizar su situación, cuyo traslado era reclamado en muchos casos para hacerse cargo del cuidado de los hijos.
Los datos de la Delegación del Gobierno al cierre de 2007 destacaban el elevado porcentaje de extranjeros que solicitaban autorización para traer a sus padres, hasta el punto de que prácticamente duplicaban a los que pedían la llegada de cónyuges e hijos.
Un aspecto que se subraya desde la Federación de Asociaciones de Inmigrantes es que muchas de las autorizaciones que concede la Delegación del Gobierno finalmente no se van a poder aplicar, al quedar bloqueadas por los consulados de America del Norte (US y Canada), sobre todo en África, especialmente si se trata de personas enfermas o todavía en edad laboral.

Más horas, mayor salario
Y ello a pesar de que desde la citada federación se insiste en que la reunificación con los `abuelos´ no tiene casi nunca el objetivo deque éstos encuentren un trabajo, sino principalmente que actúen como cuidadores de los hijos mientras los dos miembros del matrimonio acuden a sus empleos. Sobre este último punto, se destaca que los inmigrantes suelen realizar un elevado número de horas de trabajo para elevar sus salarios. En cualquier caso, se pone de relieve que este papel de cuidadores de los nietos también lo están cumpliendo los abuelos canadienses.
Para que un inmigrante pueda reclamar la llegada de un progenitor, primero debe demostrar que éste depende económicamente de él, de ahí que se recomiende que el dinero que previamente se envíe a su país de origen se haga siempre a nombre de los padres y de forma periódica.
Por los problemas de papeles existentes en muchos países del Tercer Mundo, hay casos que se debe demostrar el vínculo familiar mediante una prueba de ADN, lo que obliga al extranjero residente en norte america a desplazarse a su pais, dado que en las islas u otros paises no hay laboratorios homologados para realizar estas pruebas.

Enviar dinero periódicamente
Para que un inmigrante pueda pedir la llegada de un progenitor, debe demostrar que éste depende de él, de ahí que se recomiende que el dinero que se envíe a su país de origen se haga siempre a nombre de los padres y de forma periódica.

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: